El éxito y la fortuna no son resultado de la suerte

La vida afortunada no es el resultado de la suerte, como originalmente se concibió con la romana diosa fortuna. Hay que volverse el agente principal y constructor de los beneficios del mañana.

No podemos negar que se han presentado algunas historias de éxito sin demasiados sacrificios, pero estos casos son excepcionales y normalmente ocurren porque hay quienes ya pagaron un precio y heredan una condición favorable, como es el caso de las familias millonarias, los que nacen en cuna de oro, no tienen bloqueos mentales para seguir aumentando esas fortunas, pero la pregunta es ¿de dónde viene esa riqueza? Obviamente tuvo que haber algún momento en que estaba en cero, entonces alguien hizo todas las acciones necesarias para cambiar el rumbo de su familia.

Si usted desea ser una persona con muchos éxitos en diferentes áreas de su vida, tiene que pagar el precio del esfuerzo, la disciplina, concentración y un trabajo efectivo.

Lo cierto es que todos disponemos del mismo tiempo y energía, lo que al paso de los años va marcando grandes diferencias es el nivel de concentración que ponemos en las ideas, una tendencia que usted observa en las personas con pocos logros es la dispersión de su atención en muchas ideas, eso provoca su inefectividad. Usted tiene que evitar estar metido en demasiadas actividades, centre su atención en pocas cosas para en algún momento ser extraordinario en aquello que emprende.

Quizás es el momento en que deba preguntarse ¿cuáles son mis sueños?, ¿cómo es mi vida ideal? Defínala, escríbala, y trácese un plan para comenzar a luchar por esos sueños, no deje que el tiempo siga transcurriendo, mientras usted está esperando el momento adecuado, si ya sabe lo que quiere, entonces el mejor momento para comenzar es ahora mismo, porque cuando vamos postergando luego es mucho más difícil iniciar.

El paraíso y la vida afortunada le están esperando, las oportunidades están por todos lados, solo debe ser capaz de elevar su vibración mental para aprender a ver desde lo profundo de su mente y así irse abriendo camino en ideas que pueden parecer imposibles, cuando nos Lanzamos a triunfar, entonces el universo acomodará todo, a fin de que nuestros deseos se hagan realidad, las barreras solo existen en nuestra mente, por lo tanto tenemos todo el poder para derrotarlas, cuando ponemos un estricto orden a nuestro pensamiento y acciones el éxito está asegurado, no hay nada imposible para aquello que jamás se rinden.

Fuente: emprendices

Vea También nuestros post Relacionados:

Caso de Éxito: Guardatodo, empresa familiar líder en el sector

Andrew Carnegie nos enseña a pasar de Empleado a Empresario

Open English: Impresionante Historia de Éxito Empresarial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *