Historia Motivacional: Nick Vujicic, un Ejemplo de Vida

Quisiera compartirles una de las historias que más ha impactado mi vida, la cual conocí hace algunos años atrás. En artículos anteriores presentamos el Caso del Team Hoyt, un ejemplo de motivación, superación y de actitud sin límites que todos deberíamos integrar a nuestro libro de lecciones.

Muchas veces uno vive ignorando las capacidades con las que cuenta, e incluso más, vamos más a lo básico, ignoramos las condiciones en las que nos desenvolvemos en este mundo en su sentido más elemental: tenemos nuestra cabeza funcionando sin problemas, nuestras piernas para desplazarnos, nuestros brazos para llevar acabo nuestras actividades diarias, etc. ¿Es para ti un milagro el caminar, el ver, el oír, el poder desplazarte a donde quieras sin depender de algo o de alguien, o el tener una cabeza que piensa sin problemas ni limitantes psicológicas o médicas? ¿O simplemente te sientes naturalmente «merecedor» de tu condición de integridad física y mental?

Bajo la premisa declarada anteriormente, lo de sentirse «merecedores de una condición perfecta», o llamemosle «estable y suficiente» para vivir sin problemas, cuestionémonos lo siguiente, deteniéndonos un minuto en nuestra vida, apartándonos de toda distracción y siendo lo más sinceros y transparentes con nosotros mismos: Si hemos sido dotados de una condición favorable, apta para pensar, crear, dar rienda suelta a nuestras ideas y poder ejecutarlas sin limitantes físicas ¿Qué hemos hecho hasta ahora con ellas? ¿Lo que hemos hecho hasta ahora por nuestros sueños y por los demás, equivale a nuestro potencial integrado con el que nacimos? ¿Podemos decir tranquilamente que hemos dado lo mejor de nosotros respecto al compromiso con nuestros sueños? Aquel que diga que sí lo ha hecho, y de manera constante en el tiempo, quisiera rendirle honores en este mismo instante, dado que ha entendido el verdadero valor y sentido de la vida junto con el poder de la Actitud.

si tenemos la suficiente medida de humildad para reconocer cuando nos equivocamos o cuando no hemos hecho lo correcto, de seguro cambiará nuestras vidas o bien fortalecerá nuestra forma de verla.

Sin más, les presento a Nick Vujicic:

No todos contamos con las mismas condiciones físicas para desenvolvernos, pero déjame decirte que desde el punto de vista espiritual, Dios es perfecto en su creación, todo lo ha hecho con un propósito perfecto, para algunos cuestionable, pero para otros como yo, con un perfecto sentido de amor y de desarrollo para nuestras vidas (y de enseñanza también, ¿les queda claro?), conforme a ello ha dotado a todos de capacidades extraordinarias que debemos explotar. Nick nos demuestra, sin espacio para excusas, que SI SE PUEDE, que no se trata de lo que TENGO O DE LO QUE NO TENGO, se trata de la CORRECTA ACTITUD frente a la vida y los problemas que ella nos presenta en su trayectoria. De esa Actitud depende tu destino.

El caso de Nick Vujicic para mí es una lección por partida doble, PRIMERO: Es un ejemplo viviente del poder de Dios y de lo que Él puede hacer en nosotros, Nick es un Hijo de Dios. Te puedo asegurar que es parte de la especialidad de Dios hacer maravillas con aquello que para nosotros es marginal o de poco valor. SEGUNDO: Nos enseña la vital importancia del cómo tomas tu realidad, tu entorno, la cual puede marcar la diferencia entre el Éxito y el fracaso.Creo que no hay espacio para dudas a este nivel con el caso de Nick. Ya hemos hablado del Poder de la Fe y de la Percepción.

Nuestro amigo Nick posee una graduación doble en contabilidad y planificación financiera en la Universidad de Griffith, Australia, además es orador internacional, va de país en país dando lecciones de negocios, de finanzas, y «como levantarse» a aquellos que tienen todas sus extremidades ¿Qué les parece?

Entonces ¿Qué haremos? Desde hoy en adelante te seguirá una especie de «regla comparativa» que te obligará a dar más por tus sueños y anhelos, ya que claramente estoy seguro que cuentas con más herramientas, al menos en lo físico que nuestro amigo Nick. Usa esta regla cuando sientas que no puedes, cuanto te sientas agobiado porque algo no te resulta o algo te hace falta.

Fuente: Gozo y Negocios

Vea También nuestros post Relacionados:

El Caso Starbucks y su Enseñanza

Henry Ford, emprendedor, soñador y difusor de métodos secuenciales reductores de costos.

Marvel Comics, un Negocio de Millones de Dólares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *